IMG_0091

“Medardo Arreguín rinde su in...

Chicoloapan, México.- Tras haber transcurrido los primeros cien días de gobierno; el presidente municipal, José Medardo Arreguín Hernández informó...

12938073_860620180726799_6980299749471523453_n

“Capacitación en materia de derecho...

Chicoloapan, México.- José Medardo Arreguín Hernández, presidente municipal de esta comarca, preocupado por la difusión y sensibilización en el te...

12938256_861583770630440_7087504659132144030_n

Servidores públicos de Chicoloapan ...

Chicoloapan, México.- Con la finalidad de ofrecer servicios de calidad a la ciudadanía; se implementó el programa anual de capacitación 2016, medi...

12523825_860552734066877_2942563999001306181_n

Entrega de canasta alimentaria hort...

Chicoloapan, México.- Con la finalidad de beneficiar a familias chicoloapenses de escasos recursos; el presidente municipal José Medardo Arreguín Her...

DIF

12985602_468535593336360_7852839716097392365_n

Firma de convenio DIF-IMCUFIDE

Con la finalidad de darle seguimiento a los trabajos que con pasión por servir se venían realizando, el DIF municipal encabezado por la ...

ODAS

12082102_446765912174042_111492066_o

¿Por qué es importante pagar el servicio de agua?

Estimado contribuyente: Con el pago del servicio de agua que usted efectúa cada año, el Organ...

Cronista Municipal

trailer-ruedas-traslado-gigantesca-piedra_MILIMA20140110_0149_9

“TLALÓC Y SAN MIGUEL COATLINCHÁN”, VISTOS DESDE SAN VICENTE CHICOLOAPAN, A 52 AÑOS DE SU SEPARACIÓN

ANTECEDENTES En la comunidad de Coatlinchán, …la historia comienza desde tiempos ancestrales donde los abuelos que habitaron ahí y quiene...

Blog de Administración Municipal

10407797_523210037820887_7743371428103604657_n

Los Reyes Magos, ¿son de verdad? “un dulce relato en Chicoloapan”…

En algún lugar de san Vicente, ya en la tarde, un padre se había sentado, al llegar a casa, dispuesto a escuchar como todos los días, lo q...

Avisos a la Ciudadanía

img_197 - copia

Convocatoria 2016-2018 para la elección de Delegados Municipales y Consejos de Participación Ciudadana

El H. Ayuntamiento Constitucional de Chicoloapan, México, 2016-2018 Con fundamento en lo dispuesto por el artículo 115 fracciones I y II ...

Firma de convenio DIF-IMCUFIDE

12985602_468535593336360_7852839716097392365_n

Con la finalidad de darle seguimiento a los trabajos que con pasión por servir se venían realizando, el DIF municipal encabezado por la Lic. Nina Soledad Arreguín Hernández, se encuentra hoy trabajando de la mano con los sectores más vulnerables, por ello el pasado 15 de abril del año en curso, se firmó el convenio con el IMCUFIDE esto, para seguir brindando un espacio en el ámbito deportivo a nuestros adultos mayores.

12993460_468535626669690_3632768759208359355_n

Eliminatoria Estatal para la elección del Difusor Infantil 2016

12985634_467591963430723_5346918296624549119_n

El pasado 14 de abril se llevó a cabo en la ciudad de Toluca la Eliminatoria para la Elección del Difusor Infantil 2016, esto con la participación de 16 municipios como, San Mateo Atenco, Ecatepec, Lerma, Ixtapa de la Sal, Chicoloapan, por mencionar algunos.

Con la presencia de la Lic. Isis Ávila, presidenta del DIF Estatal, en conjunto con representantes de la UNICEF y el DIF Nacional, se realizó la entrega de reconocimientos a los participantes, así como la toma de protesta del electo difusor estatal.

El municipio de Chicoloapan estuvo representado orgullosamente por la menor Hanna Guadalupe, quien a pesar de no haber conseguido el triunfo en esta ocasión realizo un excelente papel, acompañada en todo momento por la Lic. Nina Soledad Arreguín Hernández, titular del DIF Chicoloapan, la cual reconoce la gran intervención que realizo la difusora municipal, poniendo en alto a su hermoso municipio.

12961606_467589720097614_3337893012887350243_n 12977159_467590533430866_2736974138832266541_o

“TLALÓC Y SAN MIGUEL COATLINCHÁN”, VISTOS DESDE SAN VICENTE CHICOLOAPAN, A 52 AÑOS DE SU SEPARACIÓN

trailer-ruedas-traslado-gigantesca-piedra_MILIMA20140110_0149_9

ANTECEDENTES

En la comunidad de Coatlinchán, …la historia comienza desde tiempos ancestrales donde los abuelos que habitaron ahí y quienes convivían de manera familiar con sus vecinos, les contaban relatos llenos en emoción, sobre las leyendas que existían alrededor de la Cañada de Agua (1)…; dentro de la parroquia o templo erigido en honor de San Miguel Arcángel, construida en el siglo XVI; punto de reunión principal, del pueblo, algunos miembros de la comunidad, recuerdan con nostalgia los relatos contados de los tatarabuelos de los abuelos, donde decían, que “nuestros antepasados, celosos de la práctica de su religión prehispánica; llevaron a Tláloc a “esconder y resguardar” en el “monte”, en tiempos de la llegada de los españoles, quienes destruían todo lo relacionado con la vieja cultura y sus “prácticas celestes”. Aunque pensaba mucho, para ellos, no había imposibles, pues eran de una raza de hombres y mujeres fuertes; lo enterraron completamente, para que “pasara desapercibido”, pero al paso de los años, la gente que iba al monte empezó a descubrirla, rascaron hasta que quedó a “pie de tierra o a flote”.

Muchos de nuestros papás en su infancia, acudieron en algún domingo a conocer la famosa escultura que era el atractivo principal del pueblo de Coatlinchán, quiénes recordaban con amor a sus profesores de educación primaria o a los improvisados guías quienes explicaban el inquietante significado de aquella escultura, con largas pláticas que se escuchaban al mismo tiempo en que ellos aprovechaban para degustar una asombrosa torta que llevaban para aquella excursión. Por tal motivo en esa época estaba justificado que los vecinos de Coatlinchán, para obtener ingresos extras, conducían a “la gente de razón” (2) a caballo o a pie por el camino del lugar donde estaba la piedra nombrada de los “Tecomates”, llamada así “por tener huecos en forma de jícaras a la mitad de su panza” mismos que se llenaban de agua en temporada de lluvia  “aguas que tenían algunos poderes curativos”. Si estos huecos se encontraban “húmedos”, sin que fuese temporada de lluvia, era señal de que pronto las habría. Entonces el pueblo sería fértil, las montañas que formaban parte, en aquel tiempo, de tan maravillosos entorno, se encontraban repletas de árboles, donde los habitantes aprovechaban para recoger leña del bosque y hacer con ella carbón y visitar de paso “al señor de los Tecomates”. Los campesinos, entre marzo y abril ponían maíz en las jícaras, como petición para sus cosechas. También se decía que muy cerca del lugar brotaba un manantial, de cuyas aguas salía una sirena, por lo cual las muchachas del pueblo le llevaban juguetes cada día de “San Juan”.

Los fines de semana, se realizaban excursiones escolares; los jóvenes organizaban fiestas y bailes; las familias convivían bañándose en el riachuelo cercano a Tláloc; el día de la “Santa Cruz”, pasaban a visitarlo, cuando cambiaban la cruz cada año, misma que se encuentra arriba de la cañada, “como signo de la evangelización”. También personas de fuera, curiosos o turistas, visitaban la piedra de los Tecomates, así que los pobladores aprovechaban para contarles historias, venderles alimentos o pequeñas figuritas que se encontraban a al trabajar éstos, sus tierras, ya que en ese entonces la gente era muy pobre y con ese dinero podían vivir mejor. 

TRANSLADO DEL TECOMATE O MONOLITO DE COATLINCHAN A LA CDMX. 

Un día, llegó personal del gobierno a platicar con los abuelos, maestros y delegados de la comunidad, ellos traían la indicación por parte del presidente Adolfo López Mateos de trasladar la mencionada pieza arqueológica al Museo de Antropología e Historia, se cuenta que él la recordó porque formó parte de aquellos pequeños que en su momento la fueron a visitar a Coatlinchán, y por ende decidió que fuera Tláloc quien custodiara el nuevo recinto. La responsabilidad del proyecto estuvo a cargo del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez (3); aunque la comunidad no estaba totalmente de acuerdo, se llegó a un arreglo. Días más tarde comenzaron a agrandar el camino de la carretera a la Cañada de Agua; apoyados por dinamita, desterraron al colosal monolito hasta liberarlo; lo amarraron con cables de metal a una estructura que lo sostendría, para luego colocarlo sobre una plataforma. Los habitantes aún incrédulos, amenazaban al personal que llevaba a cabo la movilización. 

Renacieron las leyendas como:  “si lo tocan se volverán piedra”; “si lo mueven algo malo va a pasar”; “no lo muevan, es el tapón del mar”… Otros comentaban: …“dicen que en el tiempo de Don Porfirio Diaz, ..pensaban meter el tren para llevárselo, pero no lo hicieron, ¡¿cómo se lo van a llevar ahora? !”.

El alboroto creció al acercarse la maquinaria con la plataforma jalada por dos vehículos que se apostaron en la entrada del pueblo. El profesor de la escuela, junto con algunos muchachos que no estaban de acuerdo, descolgaron al Tecomate del tripie y arrojaron nopales y piedras sobre “los ingenieros de obra” encargados del proyecto. La gente salió a defender lo suyo. Hombres, mujeres y niños gritaban, ¡se llevan la piedra!; con rifles, machetes y piedras, bloquearon el paso a los vehículos antes mencionados; así como la vía de acceso de la carretera. No dejaban pasar a nadie que no fuera conocido.

Desmantelaron la plataforma, poncharon las llantas de los 4 trailers y 2 conformadoras que ejecutarían la movilización, le quitaron los asientos, y le echaron tierra en el tanque de gasolina. Al liberar al monolito de los cables que le ataban, se llevaron las carretillas, las herramientas y escondieron la dinamita; que había sido utilizada para “destruir el paraíso”, al otro día, llegaron las tropas del ejército, con el fin de apaciguar a los habitantes del y los poblados, incluido el de Chicoloapan. 

“Una mujer, originaria del lugar, en su momento comento: …“Cuando se la llevaron, yo estaba en la normal de maestros y recuerdo que al llegar aquí, como a las cuatro de la tarde. vi que en este lugar sagrado se encontraba una plataforma, la más grande del mundo. Eran los últimos días de febrero, la campana estaba tocando, la gente ya se había organizado y exigieron a los que vinieron que se retiraran, porque no se iban a llevar la piedra, que ese, no era Tláloc. Que si lo querían, que fueran por él, a ver si lo encontraban; niños, niñas, muchachas, muchachos, viejos…” ….¡todo un pueblo estaba en la plazuela!… Eran las doce de la noche, según comentó, y los pobladores comenzaron a destruir la plataforma. La piedra estaba en un columpio y los vecinos no tenían más armas que la agricultura. Toda la noche estuvo la gente “dale y dale” a la plataforma; como a las cinco de la tarde del siguiente día, cayó el Tecomate, se escuchó un estruendo y la tierra se cimbró; a la siguiente mañana a eso de las diez, subió el ejército al pueblo; los soldados comenzaron a regarse por todos lados, los lugareños escondieron la dinamita  y se advirtió, que si se la llevaban a Chalchiuhtlicue, mejor la “harían explotar”. Teníamos en contra al ejército; los soldados fueron muy groseros; se llevaron la piedra en una plataforma hecha especialmente para ello, fue empujada por los trailers y las conformadoras. La gente lloraba, algunos al enterarse apenas corrían para comprobar “si era cierto”,  “los soldados le gritaban a la gente que debían regresarse”….

SIGNIFICADO 

Los viejos de Coatlinchán contaron en su momento que la piedra de siete metros de alto, con 167 toneladas de peso; que es la escultura prehispánica más grande del continente y una de las cinco más grandes del mundo, ya había sido regalada por Porfirio Díaz (4) a los Estados Unidos, pero no fructificó, hasta que llegó ese “16 de abril de 1964”, no olvidemos que el pintor José María Velazco (5) en 1889 plasmaría en una pintura el monolito que se encontraba en la cañada de Santa Clara, que según los habitantes del lugar, le mencionaron, que ahí reposaba la deidad Chalchiuhtlicue, de la cual gracias al artista queda un precedente; que tiempo más tarde allá por el año 1903 Leopoldo Batres, quien en esa época fungiera como director de “Monumentos Arqueológicos” afirmó que se trataba de Tlálóc.

ARRIVO DE CHALCHUIUHTLICUE A LA CDMX. 

A su paso, el pueblo salió a despedirlo con música y cohetes, “la gente tenía mucho amor a la piedra de los Tecomates”; cuando se la llevaron, los que en ese entonces eran niños salieron a darle la despedida, cantando y echando confeti, flores y ¡vivas!”, mucha gente lloraba y decía: ¡mataron a la población!, esta comunidad ya quedó ¡borrada del mapa!, sin el Tláloc, nadie vendrá de visita, ¿de qué vamos a vivir?.

A la salida, por el camino, los vehículos se atoraban entre árboles y casas, por lo que tuvieron que cortarlos en algunos techos. La salida se efectuó por la carretera de Texcoco, misma que con anticipación fue pavimentada para la ocasión, en los Reyes la Paz otra banda de música salió a la carretera en honor a su Dios, con una velocidad de cinco kilómetros por hora, tomó un tramo a la carretera a Puebla y siguió por la calzada de Zaragoza, el séquito avanzaba llevando a cabo espectaculares maniobras, desviando túneles de los viaductos; al paso por las grandes avenidas de la ciudad, decenas de técnicos ayudados por bomberos tuvieron que cortar por minutos, cables de luz y teléfono para facilitar el desplazamiento del convoy. Al caer la noche, se detuvieron en San Lázaro, para continuar la marcha por la avenida Reforma, de forma extraña a las 20:40 horas cayó una tormenta que inundó diversas zonas de la capital.

Pese al clima y a las altas horas de la noche, se volvió un día de fiesta, pues a su paso por la Catedral Metropolitana, y de Reforma hasta Chapultepec, fue fuertemente ovacionada por enormes escoltas de capitalinos, turistas, reporteros e incluso algunos miembros de la comunidad de Coatlinchán. Todos ellos, a pie o en sus propios transportes, siguieron a Tláloc hasta la madrugada del día 17 de abril de 1964 a su nueva morada; “El Bosque de Chapultepec”. 

1)      Cañada de Agua o sitio de Santa Clara: Sitio donde se encontró el monolito o piedra del Tecomate. 

2)      Significado de ser gente de razón: persona que transmite sus costumbres arraigadas. 

3)      Pedro Ramírez Vázquez: Arquitecto y Director del proyecto de la construcción del nuevo museo de Antropología e Historia. (MNA). 

4)      Porfirio Diaz: Presidente de México de los años 1876-1911. 

5)      José María Velazco: Pintor mexicano, que dominó la técnica perspectiva, fotógrafo y paisajista, del 06 de julio de 1840-1912. 

6)      Arqueología Mexicana abril-mayo. Vol.1 num 1. Pp72-74 “Translado de Tláloc”. Felipe Solís. 

7)      México desconocido. Tláloc, la nostalgia de un pueblo.

a08n1esp-1 tlaloc_160414_fotos_01_2